Dile #NoBullyingDistónico

Dile #NoBullyingDistónico

El bullying no sólo existe entre los niños o adolescentes; muchos adultos soportan burlas y humillaciones día a día, pero no lo comunican por miedo a ser juzgados.

Muchas personas con distonía son acosados.

Este tipo de situaciones se pueden dar en varios escenarios. Algo muy común, es el bullying entre adultos en los lugares de trabajo u oficina. Por lo general, los adultos no asumen que «las pequeñas bromas» que le hacen a una persona en particular son, en realidad, humillaciones.

No se habla del bullying entre adultos, sino que de bromas, comentarios «graciosos», pero que en realidad, la persona que los recibe no cree que sean bromas ni tampoco los considera como algo gracioso.

El bullying también daña la autoestima de los adultos y, de hecho, este tipo de comentarios pueden influenciar la personalidad de alguien al punto de que esa misma persona se cuestione su propio valor como ser humano.

El humillador siempre será una persona que siente que carece de algo y es por esto que necesita reafirmar algún aspecto a costa de la humillación de los demás, y obviamente, lo hacen con las personas débiles, no con las más fuertes porque no tienen el valor.

El bullying entre adultos existe y no es menos grave que el que ocurre en la infancia o adolescencia. No sólo afecta al adulto, sino que a su pareja e hijos, lo que hace que sea más preocupante aún.

El Bullying tambien es un problema en adultos, y los distónicos no escapan de el

Aunque el ‘bullying’ en los colegios se ha convertido en el pan de cada día, este problema se ha extendido a las personas adultas en sus trabajos y es más frecuente de lo que se cree.

Dile #NoBullyingDistónico